Más allá de las Flores de Bach

Por Shakti Audrey

Quiero preguntarte algo muy personal.

¿Alguna vez, aunque sea por medio segundo, has perdido el interés por vivir?

Si tu respuesta es sí, es normal, la mayoría de la gente ha llegado a sentirlo en momentos específicos y por lo general muy breves.

Sin embargo ciertas personas, generalmente por acontecimientos traumáticos en su vida, permanecen con este sentimiento por periodos más y más largos, y por lo tanto este desinterés por la vida se vuelve cada vez más profundo.

Es así como entramos en Depresión.
Y te lo digo por experiencia propia, salir, no es nada fácil.

 

Mi encuentro con la depresión

A veces para reaccionar a una situación, para abrir los ojos y cambiar de dirección, necesitas una llamada de atención, a veces necesitas tocar fondo o recibir una buena bofetada.

Irónicamente, lo que yo recibí se “sintió” mucho peor que una bofetada… era justamente lo contrario.

Por eventos tristes y traumáticos que sucedieron en mi vida hace ya algunos años, los cuales no fui capaz de procesar, enfrentar y superar en ese momento ( y que dejaré para otro artículo), caí en una terrible depresión.

Esta depresión fue tan fuerte, que no me interesaba hacer nada, y en verdad quiero decir nada. No quería hablar, ni comer, arreglarme o salir. Mi energía estaba tan baja que mis pies se arrastraban cuando caminaba, no podía siquiera levantarlos.   Solamente quería… más bien solo podía dormir.

Estaba muriendo lentamente.

Y fue entonces cuando llegó la “bofetada”.

Al parecer mi cuerpo empezó a notar la falta de vida que demostraba en mi actitud, así que decidió hacer lo mismo…   Un día desperté y me di cuenta de que algo andaba mal, mi rostro se sentía extraño.

Al verme al espejo pude darme cuenta de lo que sucedía. Se me estaba paralizando la mitad de mi rostro.

La llamada que salvó mi vida

Fue en ese entonces, ante la idea horripilante y aterradora de tener parálisis facial, que algo muy dentro de mí… ¡una sutil, pero aún existente fuerza de vida (y el miedo a lucir como Sylvester Stallone) reaccionó!

Con la poca fuerza que quedaba dentro de mi, hice algo que puede lucir insignificante en este momento, pero la importancia está en su significado, después de meses de no haber hecho nada por vivir… use el teléfono.

Llamé a mi hermana, y me atreví a aceptar que estaba sufriendo, me atreví a pedir ayuda.

Fue en esa llamada, cuando escuché por primera vez el nombre del tratamiento que cambiaría mi vida:

 

Terapia Floral

 

Hay dos momentos críticos en los que la Terapia Floral cambió mi vida y me ayudó a ser la mujer feliz que soy ahora.

El primero fue cuando recibí por primera vez este tratamiento que me ayudó a salir de la depresión.

La terapia floral fue desarrollada en los años 30’s por el Dr. Edward Bach en Inglaterra. Es importante resaltar que el enfoque inicial de Bach fue específicamente hacia lo físico. Bach empezó estudiando medicina alópata, sin embargo no se sintió satisfecho con los tratamientos ni los resultados de esta.

Después de estudiar homeopatía, seguía insatisfecho, y estaba seguro de que debía haber una manera más natural y efectiva para tratar los padecimientos.

Así que decidió investigar su propio método basando su investigación en el poder curativo de las flores.

Un momento importante fue cuando el Doctor Bach se dió cuenta que pacientes con los mismos padecimientos físicos también tenían comportamientos de personalidad similares. Bach llegó a la conclusión que Toda enfermedad es la etapa crónica de la emoción NO tratada.

Usando un método que extraía la vibración de la flor, empezó su investigación y tratamiento que culminó con 38 remedios florales que se toman como gotas y cubren los estados negativos mentales que provocan la enfermedad.

El trabajo del Dr. Bach pasó de ser meramente físico a convertirse en un tratamiento que sana el problema desde su raíz: La emoción.

Como puedes darte cuenta, los remedios florales no solamente tratan la depresión, su objetivo es sanar cualquier enfermedad al tratarla desde su raíz emocional.

Así que si sufres de cualquier padecimiento, crónico, agudo pasajero o interminable. Las Flores son una de mis primeras opciones..

 

Flores vs Antidepresivos

 

Durante el tiempo en el que sufrí de depresión, hubo una ocasión en la que un médico alópata me recetó antidepresivos.

Lo que hacen los antidepresivos básicamente es bloquear tus sentimientos, tu cerebro no procesa las respuestas de emoción, así que en teoría, cumplen con su objetivo, dejas de sentir tristeza….   El problema es que junto con la tristeza, también pierdes la felicidad, la alegría, el enojo, los nervios, básicamente cualquier emoción se pierde también.

Es como pescar con dinamita.

Así que al tomarlos deje de sentir depresión, porque dejé de sentir.

Lo que sucedió fue que empecé a sentirme total y absolutamente vacía, como si cayera en un agujero interminable, tal vez ya no quería dejar este mundo, pero tampoco lo estaba disfrutando.

Esas pastillas se fueron por el retrete, no se las deseo a nadie.

Lo que sucede al tomar un Remedio Floral es lo contrario.

La vibración de las flores provoca que esas emociones tóxicas que se encuentran reprimidas, salgan a la luz y sean transformadas en energía positiva.   Básicamente lo que hacen las flores es convertirse en un apoyo, en una fuerza que te ayude a enfrentar, procesar y superar tus emociones.

Y no solo eso, también serán un pilar para que otras situaciones no te vuelvan a afectar de la misma manera.   Cuando tomas antidepresivos te conviertes en otra persona, tu cerebro cambia, tu personalidad cambia, te vuelves un zombie sin sentimientos.

Cuando tomas Flores, sigues siendo tu misma, solo que más fuerte, más centrada, más consciente, más positiva y con más inteligencia emocional para utilizar las experiencias como recursos para construir a cada momento, una vida mejor.

Por ejemplo, al aplicar la terapia floral con mis hijos, pude darme cuenta que pasaban sus etapas de crecimiento sin tanto problema, enfrentaban las situaciones con positivismo y aprendían rápidamente de sus errores.

 

Más allá de Bach

 

Cada país, cada región, tiene diferentes culturas y costumbres, que se crean en base a su gente, su historia e incluso su situación geográfica y climática. De igual manera, cada cultura responde diferente a los estímulos positivos y negativos, y las emociones y personalidades en cada región pueden variar.

Cuando el Doctor Bach desarrolló la terapia floral, el mundo era muy distinto de lo que es ahora, e Inglaterra se encontraba mucho más lejos que en esta época con los avances de la tecnología.   Hoy, casi 80 años después de la creación de las Flores de Bach, se han formado otros grupos de investigación y han continuado en el descubrimiento de las propiedades curativas de las Flores en otras regiones del mundo.

Y ¿que mayor tesoro que México y su biodiversidad para esto?

Yo creo firmemente en que hay una razón por la que nacemos y crecemos en un país u otro. Y que siempre nuestras raíces nos darán la fortaleza y nutrición que necesitamos para sobresalir en cada reto de nuestra vida.

También estoy segura de que no hubiera podido salir tan rápido de mi depresión y amar la vida, si no hubiera recibido el tratamiento floral  Con Flores de Bach Y Flores Mexicanas.

Tengo el placer y el gran honor de ser amiga de una de las primeras investigadoras y desarrolladora del Remedio Floral Mexicano “Florara”; la Licenciada, investigadora y conferencista Araceli Cepeda.

Este sistema floral tiene más de doce años de investigación de las propiedades de las flores Mexicanas elaboradas con el mismo sistema que creó el Dr. Bach conocido como solarización.

La gran mayoría son de flores del campo mexicano de la zona norte del país, principalmente de Coahuila, de la Sierra de Arteaga y de Zapalinamé y de ranchos de la zona de cultivos orgánicos. Otras son flores elaboradas en San Luis Potosí, de Real de catorce y algunas más de Tlayacapan Morelos y de Coscomatepec, Veracruz.

Araceli tiene más de 15 años de experiencia trabajando con Flores Mexicanas en sus pacientes y capacitando a otros terapeutas… lo cual me lleva al Segundo momento crítico en el que las flores cambiaron mi vida.

 

Ayuda a los demás con los los Remedios Florales

 

Al descubrir el tratamiento Floral, encontré más que una cura personal. Encontré mi Vocación.

Después de trabajar con mis propios problemas físicos y emocionales, decidí aprender con Araceli a manejar estas herramientas, en un principio, para poder cuidar de mis hijos y mi familia.

La ventaja de aprender con una experta como ella es que no solamente aprendí las propiedades de las Flores y su uso, también aprendí las bases necesarias de la psicoterapia y cómo aplicarla para diagnosticar correctamente a cualquier persona.

Han pasado ya varios años desde que empecé a recorrer ese camino, y no pude… no quise detenerme, pocas cosas me hacen tan feliz.

Hoy, tengo mi propio consultorio, me dedico a dar consultas de Flores de Bach, Mexicanas y Californianas, me he especializado en tratamientos de alergias, embarazo y nutrición. Trabajo en algo que me encanta hacer y no solo gano dinero de ello, ayudo a mucha gente a superar los retos de su vida.

Lo que empezó como una pesadilla, se ha convertido en todo un sueño, gracias a que tuve la fuerza para seguir adelante y encontré gente y herramientas que me ayudaron como Araceli y las Flores de Bach.

 

Para Finalizar

 

Quiero cerrar este artículo también con una pregunta:

¿Te gustaría aprender a manejar la Terapia Floral?

Pues he convencido a Araceli Cepeda de venir en Noviembre a Coatepec y dar el primer curso de Terapia con Flores Mexicanas y Psicoanálisis.

El curso se va a impartir el 6, 7 y 8 de Noviembre donde se va a cubrir a profundidad  las capacidades del sistema floral, las propiedades de cada uno de los remedios florales mexicanos y también aprenderás las bases del psicoanálisis aplicado a la Terapia Floral.   Puedes revisar todo el temario aquí: www.gaiacentro.com/talleres/flores-mexicanas-y-psicoanalisis

Si quieres aprender una herramienta que ayude a cuidar de tus hijos y seres queridos, o si quieres empezar en el camino de la terapia emocional e incluso si ya eres terapeuta y quieres especializarte en este proceso, debes tomar este curso.

Es mi deseo el hacer que el tratamiento que salvó mi vida pueda llegar a tantas personas como sea posible porque sé que puede y debe salvar a más personas que lo necesitan y merecen tener una vida plena, y que sin embargo están sufriendo en estos momentos, sin un recurso que les ayude o tomando antidepresivos, viviendo sin vivir.

Ayúdame a difundir este conocimiento, ven a tomar el curso si sientes ese llamado por cuidar de la gente y ayudarla a sanar, búscame para una consulta (o al terapeuta floral que mejor te acomode)  o comparte este artículo con la gente que sabes que puede ayudarse de estas terapias alternativas.

Si hay algo en lo que pueda ayudarte, quieres más información, si tienes alguna duda o situación personal, asegúrate de llamarme al 2288398126

¡Gracias y Namaste!

¿Quieres saber más del Curso?

CLICK AQUI
Shakti – Audrey Naturópata y Terapeuta Psicoemocional con especialidad en Remedios Florales Alergias, NAET, PNL y Nutrición Consciente.   Consultorio en Coatepec Veracruz, 5 de Mayo #89 consultorio 3-A